Captura de Pantalla 2022-05-11 a la(s) 18.03.49

Editorial Mayo 13’2022

Formando alumnos Globales

Ms. Karen Fast / Upper Elementary & Jr. High Academic Coordinator

Uno de los grandes retos de la educación, no solamente en nuestro entorno, sino a nivel mundial, es la de formar alumnos globales que sean capaces de examinar y analizar perspectivas y visiones interculturales con la finalidad de interactuar adecuada y efectivamente con personas de distintas culturas. Cada día, la exigencia de estar preparado a un nivel más integral, con conocimiento de prácticas, tradiciones y estilos de vida de otros países, se convierte en una necesidad ya que estamos conectados con otros individuos desde interacciones a través de redes sociales hasta solicitudes de admisión para ingresar a universidades extranjeras.

 ¿Cómo podemos definir a un alumno global? 

Según Fernando Reimers, experto en programas de educación para la ciudadanía mundial, un alumno global es el que cuenta con las capacidades cognitivas, intrapersonales y de autoconocimiento,  aquel alumno que cuenta con el conjunto de conocimientos, disposiciones y habilidades que le permiten comprender el mundo y participar de forma efectiva en él. Un alumno global pone en práctica sus competencias globales contribuyendo a expandir el bienestar humano, la inclusión y la sustentabilidad.

Necesitamos más alumnos con mentalidad global que tracen sus metas tomando como premisa la realidad que vivimos actualmente, siendo investigadores críticos y empáticos, ciudadanos del mundo capaces de respetar otras culturas y aprender de ellas; alumnos que aprovechan cada oportunidad de crecimiento, incorporando prácticas  extranjeras en su formación académica y profesional, en pocas palabras, alumnos con una mentalidad flexible, de apertura y mejora continua.

En West Heights llevamos varios años aplicando estas competencias globales a través de nuestros eventos de investigación y desarrollo como lo son el STEAM Fair y el Cultural Awareness Week; nuestros alumnos han sido parte esencial en su proceso de formación, han logrado desarrollar y potenciar sus múltiples habilidades mientras investigan de algún tema en particular e incorporan sus conocimientos previos.

Seguimos trabajando de la mano de nuestros alumnos con el propósito de impulsarlos en sus competencias globales; formemos hoy alumnos con una mentalidad global para el mundo globalizado del mañana.

images

Editorial Mayo 6’2022

¿Qué he aprendido a decirme?

Lic. Girasol García Tamez / Upper Elementary & Jr. High Councelor

Como seres humanos vamos aprendiendo a través de nuestras experiencias e influyen factores motivacionales, familiares, educativos, culturales y sociales en nuestro desenvolvimiento. Estas experiencias y nuestra interacción con el entorno desarrollan ciertas creencias acerca de nosotros mismos, de los demás y del mundo, creando nuestro lenguaje interno, es decir, nuestra autocharla, estamos siempre pensando y dialogando con nosotros mismos y la pregunta clave sería “¿Qué he aprendido a decirme?” 

La interpretación y significado que le damos a las situaciones son las que nos hacen sentir de una manera determinada y lo que nos impulsa a actuar; por ello se vuelve importante cuestionarnos y prestar más atención a lo que pensamos. 

¿Cómo puedo saber si algunos de los pensamientos me impulsan o me limitan?

Existen pensamientos que nos ayudan a conseguir nuestros objetivos y otros que producen emociones intensas y que nos impiden encontrar soluciones.

El detectar nuestros tipos de pensamientos nos ayudará a estar más consciente de lo que nos decimos y buscar pensamientos alternativos al encontrar aspectos limitantes, esto no significa mantener un lenguaje positivo todo el tiempo, sino mantenerlos más acercados a la realidad:

“Soy incapaz” –

“No pierdo nada con intentarlo”

“No se va a solucionar el problema” –

“No puedo saber lo que todavía no ha ocurrido”

“¿Y sí me equivoco?” – 

“El equivocarme no significa fracasar, es aprendizaje y lo puedo volver a intentar”

Recordemos que esto nos ayuda a seguir reconstruyendo nuestras creencias e impactará en nuestras emociones y la manera en que actuamos, además, tiene beneficios como el aumento de expectativas de la vida, menor riesgo de rasgos depresivos, bienestar emocional y físico, regulación emocional, reduce los niveles de estrés, entre otras.

Constantemente los niños y los adolescentes nos observan y van aprendiendo de nosotros, impulsémoslos a través de nuestro ejemplo y ayudémoslos a encontrar constantes pensamientos que los impulsen día con día.

Captura de Pantalla 2022-04-29 a la(s) 11.34.23

Editorial Abril 29’2022

Involucrarnos con nuestros hijos

Dr. Efrén Martínez Ortíz

Los límites le dan a los jóvenes la maravillosa oportunidad de usar la libertad, de decidir si rompen el límite, si lo negocian o si lo cumplen.

Dr. Efrén Martínez

Durante los últimos años algo ha quedado claro en la investigación de las conductas de riesgo de los jóvenes: A mayor monitoreo e involucramiento de los padres en las actividades de sus hijos, se disminuyen los problemas de comportamiento, hay menor presencia  de malas influencias, poca participación en actividades delictivas, menos comportamientos sexuales de riesgo, así como disminución de abuso de sustancias psicoactivas. Los jóvenes que cuentan con padres que están pendientes de las actividades que ellos realizan, presentan menos comportamientos agresivos, sufren menos de depresión y manejan mejor los eventos de bullying. En general, la presencia y actuación paternas  previene serias consecuencias para el bienestar del adolescente .

El conocimiento de las actividades, lugares y compañías  en las que se encuentran los hijos  suele brindar una menor probabilidad de que los problemas se mantengan y se vuelvan dificultades crónicas en el adulto del futuro. Por ello, los padres deben desarrollar la capacidad para tener conocimiento del qué  están haciendo sus hijos, dónde lo están haciendo y con quién, sumándole a ello, un adecuado control y supervisión amorosa de sus actividades. Para los jóvenes es importante conocer las expectativas que tienen los padres acerca del comportamiento que ellos deben tener; es preciso que sepan y sientan que están siendo acompañados y que conozcan con claridad las consecuencias de sus transgresiones.

En Colombia, las tasas de embarazo adolescente alcanzan el 19.5% y el consumo de alcohol suele darse entre los 12 y los 13 años, por solo mencionar algunos de los problemas juveniles que podrían prevenirse si hubiese una mayor presencia e intervención activa de los padres de familia, pues este tipo de práctica disminuye el consumo de sustancias y otras conductas de riesgo.

Nuestros hijos necesitan límites firmes, consistentes y amorosos. Debemos como adultos  romper el miedo que nos produce poner límites y una vez que lo hemos hecho, ser mas perseverantes. Tal vez debamos  asumir esta responsabilidad de otra manera, pues cuando alguien pone un límite suele creer que la función del mismo es tan solo que le hagan caso; sin embargo, esta acción tiene beneficios mucho mas importantes que la simple obediencia. En realidad, los límites le dan a los jóvenes la maravillosa oportunidad de usar la libertad, de decidir si rompen el límite, si lo negocian o si lo cumplen, si los jóvenes no tienen ni siquiera un límite que romper, difícilmente aprenderán a usar su libertad, pues solo la ponemos en práctica cuando tenemos algo de qué liberarnos. Por otro lado, los límites nos enseñan a insistir y defender lo que queremos, los adolescentes (y los adultos) no son felices cuando les ponen un límite, pues es extraño que alguien disfrute de que le impidan hacer lo que quiere, por ello, cuando adoptamos esta práctica con nuestros hijos, también les damos la oportunidad de aprender a pelear por lo que quieren, de  defender lo propio.

Poner límites no solo ayuda a educar la libertad y defender lo que se quiere, el límite también cumple la función de enseñarle a los jóvenes a perder, pues no podemos tenerlo todo en la vida, y realmente, quien no aprende a perder nunca, suele sufrir mucho con el paso de los años. Definitivamente los límites no están diseñados para que nuestros hijos crezcan como esclavos que no pueden pensar distinto, mas bien todo lo contrario; les enseñamos con ellos a tomar decisiones y a vivir de manera consciente, pues la conciencia funciona por contrastes, sabemos de la luminosidad por la oscuridad, del frio por el calor, si no hay contrastes, no hacemos conciencia; tomamos decisiones desde las diferentes opciones, si solo se tienen las mismas, no se toman decisiones conscientes.

Nuestros hijos se evitarán muchos problemas si hacemos nuestra tarea y cumplimos con la misión de ser padres; ganamos en el presente cuidándolos amorosamente y sembramos en su futuro para que también aprendan a poner límites cuando en la vida adulta tengan pareja, socios, empleados o jefes. Quien no aprende a poner límites, es esclavo de los demás.

Fuente: Semana: https://www.semana.com/opinion/articulo/efren-martinez-padres-deben-involucrarse-con-los-hijos/464873/