Editorial Dic 10 ‘2021
9 diciembre, 2021

Adolescentes en constante cambio

Ms. Viridiana Sosa / Upper Elementary Teacher

La mejor forma de predecir el futuro es crearlo“.

Abraham Lincoln

La adolescencia es una etapa de desarrollo en la que ocurre el proceso creciente de cambios físicos, psicológicos y sociales del ser humano. Al llegar a ella, la manera de afrontar al mundo se encuentra en constante cambio. El adolescente demanda autonomía, comienza a definir sus convicciones y se cuestiona qué “papel” tiene en la sociedad y en su familia. Ante dichos cambios, es indispensable conocer los matices del desarrollo de forma anticipada, de tal manera se podrá hacer un acompañamiento puntual y de calidad.

Las relaciones familiares saludables previas ayudan a mantener dicha conexión durante la adolescencia. Los niños y adolescentes que se sienten queridos de forma segura durante su infancia, mostrarán más tolerancia hacia el mundo, más confianza y más capacidad para afrontar la adversidad. De este modo serán capaces de afrontar todos los cambios que supone el paso a la edad adulta.

Durante esta etapa se producen cambios en el cuerpo, por lo tanto se enfrentan con una nueva imagen corporal, que en ocasiones tardan en asimilar. Así mismo comienzan a elegir sus amigos y por ende redefinen su personalidad conforme a su grupo social. Ante dichos cambios, es primordial que los padres no menosprecien estos aspectos, por el contrario es momento de permitirles que experimenten y hacerlos sentir que son ellos los que deciden, siempre y cuando vaya un correcto acompañamiento por parte de los padres.

La adolescencia es una etapa del “no”, ya que comienzan los pensamientos de rechazo hacia todo lo previamente establecido, incluyendo las reglas impuestas y las expectativas familiares. Los padres deben saber que su círculo social es esencial, de modo que incluirlos y respetarlos sería una buena forma de acercamiento hacia sus hijos. Permitirles espacio, sin abandonar los límites durante esta etapa, les tranquilizará y facilitará su autonomía.

La buena comunicación es crucial para la resolución de los conflictos que se pueden llegar a presentar. Se recomienda mantener la calma ante el diálogo que se mantenga con un adolescente y por ende no enjuiciarlo. En ocasiones es recomendable evitar una discusión directa, por lo que se recomienda posponer algunas discusiones y mejor usar la negociación, haciendo que participe en la búsqueda de posibles soluciones ante un conflicto.

La adolescencia es una etapa llena de cambios en donde sí es necesario crear autonomía e independencia, pero siempre acompañados de los padres. Los padres son la figura clave que establece límites y comprende nuevas inquietudes.

X