Editorial 14 de febrero
11 febrero, 2020
Editorial 28 de Febrero
27 febrero, 2020

Vive Pausado

Por Ms. Rosy Mancilla / Toddlers, Nursery and Prekinder Academic Coordinator

La  vida moderna nos tiene muy ocupados llenos de responsabilidades y obligaciones, esto hace que en ocasiones no nos dispongamos a darles tiempo a nuestros hijos.

Debemos tener en cuenta que lo que realmente importa para nuestros hijos es la calidad del tiempo  que nosotros como Padres de familia pasamos con ellos no la cantidad del mismo. Es importante organizarnos para dedicar tiempo de calidad a nuestra familia, en el que disfruten de nuestra compañía, cariño y aprendizaje, no solo es bueno para ellos, es un momento de alegría para todos ya que nos favorece en varios aspectos: mejora los vínculos afectivos, la autoestima, fomenta el aprendizaje, nos ayuda a liberarnos del estrés, favorece la comunicación y en definitiva contribuye al buen humor de todos  y a la felicidad familiar.

Quisiéramos que no pasara tan rápido el tiempo ya que éste ya no se recupera. Debemos considerar que pasar tiempo de calidad es dedicar un rato a estar con ellos y olvidarnos por un momento de nuestras preocupaciones. Se trata de organizarnos para que en nuestro día a día dispongamos de espacio en nuestras agendas para disfrutar con ellos, aunque no sean periodos extensos, es decir la clave está en transformar todo el tiempo que pasemos con nuestros hijos, sea mucho o poco, de calidad y de disfrute.

Transforma todas las actividades cotidianas en tiempo de calidad. ¿Cómo?

  • Juega con ellos, busca interesarte en lo que a ellos les gusta, planea pequeñas actividades, etc. Que cada momento que pases con ellos sean momentos de compartir y de mutua compañía.
  • Dedica al menos media hora al día en exclusiva a cada uno de tus hijos. O puedes crear un día especial para cada uno de ellos. No es necesario que hagas algo extraordinario, las pequeñas cosas son especiales. Cuéntales un cuento, cuéntales un chiste, anécdotas familiares, etc.
  • Diviértete con ellos, entra en su mundo y haz de cada momento instantes inolvidables en la vida de tus hijos. Recuerda que con la risa y el buen humor se estrechan los vínculos afectivos.
  • Mantén la comunicación con tus hijos a lo largo del día, cuando no estés con ellos con llamadas telefónicas (simplemente para preguntarles  ¿cómo están?) y cuando estés con ellos hazlo en persona por ejemplo: en la hora de la comida o la cena, en lugar de poner la televisión, siéntate en la mesa con ellos y mantén una conversación, cuéntales cómo te ha ido en el día y que ellos te lo cuenten a ti también.

Es fundamental saber que la relación interpersonal, el trato con los demás, tiene una importancia significativa en el desarrollo de las personas. Como les mencionaba anteriormente, el beneficio es mutuo, el disfrute de esta relación es algo que ningún padre ni madre debería perderse. Los pequeños crecen y determinados momentos y experiencias no vuelven.

X