Posada Jr. High
22 noviembre, 2019
Menú Semanal del 2 al 6 de Diciembre
29 noviembre, 2019

Por Lic. Diana E. Alonso Guzmán / Psicóloga de Preescolar

Uno de los mayores retos que se nos presentan como padres de familia, es encontrar una manera efectiva para que nuestros hijos alcancen el éxito académico. Siempre se ha pensado que uno de los factores  determinantes para esto es la inteligencia, y de cierta manera así lo es, sin embargo, si no contamos con buenos hábitos de estudio no veremos reflejado el éxito a pesar de nuestro alto nivel de inteligencia.

Un hábito de estudio es toda aquella conducta rutinaria que está relacionada con el estudio y aprendizaje, es decir, el tiempo invertido, el esfuerzo y motivación; además de las estrategias  empleadas por el estudiante.

Es importante que desde las primeras etapas escolares de nuestros hijos podamos orientarlos, y enseñarlos a poder optimizar su tiempo y así crear buenos hábitos de estudio, algunas situaciones que podemos crear o enseñarles para mejorar sus hábitos son:

Preparar una zona de estudio.– determinar un lugar específico para el estudio o realización de tareas de nuestros hijos, procurar que sea cómodo, debe de ser silencioso y sin muchas distracciones, donde pueda tener su material disponible para así evitar el desconcentrarnos de nuestra actividad académica.

Determinar un horario.- tratar de crear el hábito de estudiar o realizar la tarea en un misma hora todos los días, esto hará que para él sea más fácil realizar sus actividades y dosificar su tiempo del día,  si un día no hay tarea, podemos poner una actividad pequeña de lectura o ejercicio de desarrollo de habilidades para acostumbrarlos a una rutina de estudio diario. Tratar de buscar el horario que sea el más adecuado de aprovechamiento para nuestros hijos.

Organización del trabajo.– apoyarlos a seleccionar los trabajos o tareas de lo más sencillo a lo más complejo para realizar las actividades más cortas y simples de manera rápida y dedicarle el tiempo necesario a las que requieran mayor tiempo y esto ayude a que el tiempo de trabajo no lo sientan muy prolongado.

Si los trabajos son muy extensos tratar de dividir en dos sesiones o periodos cortos, el tener un descanso ayudará a que la realización de nuestras actividades sea más práctico y productivo.

Ayuda y apoyo.– los padres de familia debemos de estar disponibles para resolver algunas dudas que tenga su hijo o para proveer de algún material que se tenga que ocupar, sin embargo el alumno es el responsable de realizar su tarea.

Los padres debemos elogiar a nuestros hijos por su esfuerzo y poder completar su tarea por si solos, la actitud que mostremos ante nuestros hijos no pasa desapercibida, por esta razón es importante que se valore la capacidad de trabajo en su justa medida.

Recordemos, que  nuestros hijos deben de aprender que ellos son los responsables de su propio aprendizaje, los padres somos los que haremos la diferencia de proveer a nuestros hijos de hábitos y habilidades para hacerlo.

X