¿Cómo poner límites amorosos en casa?

En el Diplomado para Padres que estamos tomando con el Dr. Efrén Martínez de Colombia, hemos visto muchos temas actuales de gran interés que nos han dado herramientas para llevar a cabo nuestra función de padres de la mejor manera posible.
El Dr. Efrén es Ph.D en psicología, conferencista, especialista en diseño de estrategias para el cambio, Presidente de la Sociedad para el Avance de la Psicoterapia Centrada en el Sentido, fundador y presidente de la Fundación Colectivo Aquí y Ahora donde desarrolló junto a su equipo sus centros de tratamiento de adicciones, sus programas de prevención, entre otros.

Uno de los temas recientes es el que titula esta editorial, tema por demás interesante pues

Este tema es todo un módulo del Diplomado y trataré de resumirles los puntos más relevantes.

“Los límites les dan a los jóvenes la maravillosa oportunidad de usar la libertad, de decidir si rompen el límite, si lo negocian o si lo cumplen”, Dr. Efrén Martínez.

Esta frase de inicio no me quedaba muy clara pero conforme fuimos revisando el tema, fue claro ver que los chicos necesitan tener límites en casa para que puedan medir y decidir qué hacer.
En la medida en que los padres podamos estar involucrados con ellos, estemos al pendiente de lo que hacen y de con quien se junta, disminuiremos los problemas de comportamiento, de presencia de malas influencias, de posible participación en actividades delictivas e incluso de menos comportamientos sexuales de riesgo.
La presencia de los padres previene serias consecuencias para el bienestar del adolescente.
Y es de resaltar algo que nos menciona el Dr. Efrén: “Nuestros hijos necesitan límites firmas, consistentes y amorosos. Debemos como adultos  romper el miedo que nos produce poner límites y una vez que lo hemos hecho, ser mas perseverantes. Tal vez debamos  asumir esta responsabilidad de otra manera, pues cuando alguien pone un límite suele creer que la función del mismo es tan solo que le hagan caso; sin embargo, esta acción tiene beneficios mucho mas importantes que la simple obediencia. En realidad, los límites le dan a los jóvenes la maravillosa oportunidad de usar la libertad, de decidir si rompen el límite, si lo negocian o si lo cumplen, si los jóvenes no tienen ni siquiera un límite que romper, difícilmente aprenderán a usar su libertad, pues solo la ponemos en práctica cuando tenemos algo de qué liberarnos. Por otro lado, los límites nos enseñan a insistir y defender lo que queremos, los adolescentes (y los adultos) no son felices cuando les ponen un límite, pues es extraño que alguien disfrute de que le impidan hacer lo que quiere, por ello, cuando adoptamos esta práctica con nuestros hijos, también les damos la oportunidad de aprender a pelear por lo que quieren, de  defender lo propio”.

¿Quieren saber más sobre el tema? El Dr. Efrén ha hecho un webinar muy interesante al respecto.

Les comparto la liga aquí abajo. Gracias por su atención.

Ms. Líllian Arredondo Cantisani / Departamento de Comunicación Creativa

X